¿Por qué Ronald y no Salvador?

This post is also available in / Disponible en: : esEspañol

El pasado martes 20 de octubre fue revelado el ganador del Premio Luis Aparicio, que se entrega cada año al jugador venezolano de mejor actuación en las Grandes Ligas.

Ronald Acuña con un total de 483 puntos, incluyendo 62 votos al primer lugar, resultó el ganador del mismo, seguido por Salvador Pérez con 317 puntos (24 votos al primer lugar) y en un distante tercero por el lanzador Carlos Carrasco. Esta es la segunda oportunidad que el electrizante jardinero de los Bravos de Atlanta se lleva los máximos honores en este galardón.

Acuña, es tal vez el pelotero venezolano (y en general) más completo que hace vida activa en la MLB: su juego dinámico al bate y fildeando lo han catapultado al tope de la gran carpa y fue bujía para que su equipo llegara hasta un juego 7 de la serie de campeonato, que terminaron cediendo ante los Dodgers de Los Angeles.

Ahora, permítanme al margen de todo esto que plantee un ejercicio: sin buscar las estadísticas, ¿cual de los siguientes jugadores, A y B, tuvo mejores números durante la temporada regular de este 2020? (todas las estadísticas son tomadas de www.fangraphs.com):

Dos buenos jugadores

Tenemos ante nosotros a un par de jugadores que, dentro de la limitante de los 60 juegos de esta corta temporada, mostraron unos números muy buenos; tan buenos y parejos que es bastante complicado decidir quién de los dos tuvo mejor desempeño.

Si por medida absoluta decidiéramos, entonces el Jugador A supera en Hits, empujadas (RBI), ponches (K), porcentaje de ponches (K%), Promedio de Bateo (AVG) y carreras creadas ponderadas plus (wRC+) al Jugador B. En embasado más slugging (OPS) y promedio de embasado ponderado (wOBA) la diferencia es tan pequeña que prácticamente es un empate, digamos que está todo seis categorías a favor del jugador A, ninguna al jugador B y dos en empate, 6-0-2.

Veamos más números:

Acá la balanza se inclina hacia el otro lado, el Jugador B se lleva jonrones, carreras anotadas, boletos, porcentaje de boletos (BB%) y victorias sobre reemplazo (WAR). Sin embargo podemos ver que el Jugador A logró sus estadísticas aún cuando perdió casi la mitad de la temporada, muy notable sobre todo para poner en contexto lo logrado en estadísticas acumulativas como H, RBI, HR, R, SB y WAR. Digamos entonces que esta serie queda 1-6-0 a favor del Jugador B.

El resumen de toda las estadísticas quedaría 7-6-2: siete para el Jugador A, 6 para el Jugador B y 2 empates. El jugador A es el catcher venezolano Salvador Pérez y el Jugador B es Ronald Acuña.

¿Quiere decir esto que Salvador tuvo mejor desempeño que Ronald? No necesariamente y depende de a cuáles estadísticas le demos más importancia. Desde el punto de vista tradicional (G, R, HR, RBI, AVG, SB), empatan 3 a 3; con analíticas más avanzadas (K%, BB%, OPS, wOBA, wRC+, WAR), quedan 2 a 2 y dos categorías empatados. Extremadamente parejos.

Entramos entonces en poner en contexto las estadísticas; por ejemplo, ¿qué significa que Pérez juega en uno de los equipos con peor capacidad ofensiva de las mayores, los Reales de Kansas City, quienes tuvieron el vigésimo OPS de la liga (.711) lo que limitó sus posibilidades de anotar y empujar carreras, mientras el equipo de Acuña, los Bravos de Atlanta, fue líder en esa categoría (.832)? Y, a pesar de ello, ¿qué tanto mérito tiene entonces Salvador al lograr un wRC+ mayor que el de Ronald?

Recordemos, las carreras creadas ponderadas plus (wRC+) cuantifica la creación de carreras y la normaliza, por lo que podemos comparar jugadores que juegan en diferentes estadios (e incluso en diferentes épocas, de ser necesario), está ajustado, por lo que un wRC+ de 100 es el promedio de la liga y 150 sería un 50 por ciento superior al promedio de la liga, por ejemplo.

De esta manera, desde el punto de vista de creación de carreras (que en definitiva es el fin ultimo para cualquier jugador), con un wRC+ de 162 Salvador Pérez fue un 62% mejor que el promedio de la liga mientras Ronald Acuña con un wRC+ de 159 fue un 59% mejor. Muy parejos pero ligeramente mejor para Salvador.

Yéndonos a la defensa, ambos estuvieron en la parte baja del primer tercio en sus posiciones bajo las estadísticas que se usan para medirla aunque es bueno siempre recordar que dichas estadísticas no tienen todavía un consenso amplio sobre su pertinencia.

En donde Ronald supera ampliamente a Salvador es en la velocidad y corrido de las bases, sin discusión alguna.

Debo confesar que sin haber dado una mirada más profunda a las estadísticas, yo había asumido que Acuña tuvo una temporada mucho mejor que Salvy; de no haber sido por unos tuits del señor Iván Arteaga (@ivanarteaga) llamando la atención a la temporada de Salvador esa hubiese seguido siendo mi apreciación, es por ello que siempre es importante ir a lo que dicen los números antes de dejarnos llevar por lo subjetivo.

Entonces, repito, ¿por qué Ronald y no Salvador?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.